“Tolerancia Cero”: Una medida que debe ser reforzada

Siendo una noticia muy positiva, aun queda mucho por hacer sobre el tema.

Por Omar Iturrieta, Editor General 

Desde la imposición de la ley de “Tolerancia Cero”, a principios de este año, se ha reducido considerablemente el número de muertes en las carreteras del país, por conducir bajo la influencia del alcohol, de 18 se bajo a cuatro.   La información que ha entregado Seguridad Vial esta semana, correspondiente al trimestre enero-marzo de este año, sobre la reducción en un 85% de las muertes en accidentes de tránsito bajo la influencia del alcohol, es una noticia muy positiva, pero que se debe valorar en su justa dimensión.   

Sin duda, este es un avance importante, ya que, según la Comisión Nacional de Seguridad de Transito, CONASET, entre el 2000 y el 2009 fueron 470 mil los siniestros en el país, y que causaron la muerte de 16 mil personas en ese periodo.

Para el ministro de Transporte, Pedro Pablo Errázuriz, estas cifras revelan un cambio de hábito derivado de esta ley. “Sentimos que se ha producido un cambio y esperamos que esto sea un cambio permanente y no sólo una buena notica inicial”.  

Sin duda, esta buena noticia debe ser celebrada por toda la ciudadanía. Como bien lo dice el ministro de Transporte, esto es el comienzo. Pero eso no es suficiente, es el comienzo de una campaña que necesita ser reforzada con todos los elementos que cuentan las comunicaciones. Basándonos en la experiencia en otros países sobre este delicado tema, vemos que siendo acertada la implantación de esta ley, se debe complementar con otras medidas que tiendan principalmente a generar cambios de comportamiento, como una fuerte campaña de amedrentamiento sicológico hacia los conductores irresponsables, que se desplazan constantemente en las rutas de nuestro país, entre otras medidas.

Cuando hablamos de amedrentamiento estamos recurriendo a los estudios que se han hecho sobre la conducta de los seres humanos, en materia comunicacional, sobre los tipos de reacciones que generan el miedo y la amenaza para persuadir, para producir cambios radicales en determinados sectores de la población.

Para la profesora de Comunicación y Persuasión, de la Universidad de Las Américas, Isabel Derviniadis, “tanto el miedo como la amenaza aumentan la eficacia del mensaje persuasivo. En la mayoría de los casos,  a mayor intensidad del miedo en el receptor, aumenta la fuerza, el grado de persuasión del mensaje”. Y agrega la académica que “en ciertas ocasiones no bastan los mensajes suaves o coloquiales, es necesario la amenaza fuerte. Hay campañas publicitarias que son muy efectivas para suministrar información, pero poco efectivas para provocar cambios de comportamiento”.

Y es en esa dirección, que deben apuntar los próximos pasos de nuestras autoridades, con fuertes campañas para provocar cambios en el comportamiento, para enfrentar el problema del consumo de alcohol y drogas en los conductores, con decisión, y de esta forma seguir cosechando triunfos.

Para corroborar los antes dicho y que puede servir como complemento a lo que se está haciendo en Chile citaremos un interesante trabajo comunicacional, que comprendía entre otras formas de persuasión, un video de 5 minutos de duración, que realizó la Transport Accident Commission, TAC, del Estado de Victoria, en Australia, durante dos décadas. Este trabajo contribuyo a reducir el número de muertes en un 56,7%.   Toda la propaganda hecha por la TAC, en el video, se basa en escenas muy crudas, que hablan por si solas de las dramáticas consecuencias, del daño que provoca el conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas. Personas de todas las edades son víctimas, igual que en la vida real, que aparecen impactados por vehículos a alta velocidad, por conductores borrachos, sin poder controlar sus poderosas maquinas.    

Otro resultado positivo, importante, que entregó esta campaña de la TAC, de Australia, y que nos puede servir,  fue que en las fiestas juveniles se redujo  en un 40% el consumo de alcohol y drogas. Las autoridades de ese país manifestaron en su momento una gran satisfacción por este resultado, pero también explicaron que aún queda mucho por hacer sobre este delicado tema.   La diferencia cultural, el comportamiento de la gente entre Chile con un país del primer mundo es aún considerable, pero eso no quita que se imiten los buenos ejemplos, campañas que han dado buenos resultados y que pueden contribuir a combatir uno de los más grandes flagelos en nuestra sociedad, como es el jugar con la vida de inocentes y de la propia, al conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas.

En relación al tema que se plantea en nuestra editorial, ponemos a vuestra disposición el video de la TAC australiana. Por duro o demasiado crudo que le parezca, véalo completamente. Háganos un comentario, y si le parece pertinente mande este  a alguien que Ud. estime conveniente.

Acerca de elmedioinformativo
Nada de términos medios... somos El Medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: