Arte del esoterismo o del chamullo disfrazado

Por Anabella Ballsteros

A quién no le gustaría saber lo que el destino le tiene preparado, yo creo que a todos, pero a muchos, conocer ciertas cosas desconocidas les da miedo. El tarot es un arte del mundo esotérico, se puede estudiar o nacer con el don.

No muchas personas creen en la lectura de naipes, pues hay muchos “chantas” que juran poder saber el destino mediante las cartas, inventando y metiendo “chanchullo” a la gente.

El sábado después  del trabajo, para mí mala suerte, un compañero me llevó donde un tarotista que trabajaba cerca de nuestra pega, en el metro Los Leones. Estaba ocupado con una clienta, pero pude verlo y analizar su apariencia. Era un hombre de unos 50 años, semipelado, estatura baja y con unos ojos penetrantes que intimidaban. Pero lo que  más me llamó la atención fueron sus anillos y collares, lo hacían ver como un gurú del tarot. Sus múltiples accesorios también sorprenden.

Se instala justo afuera del metro en unas banca donde pone una manta  con caracolas ,piedras ,velas, collares colgando, y miles de naipes, con 10 barajas distintas, además de una bola de cristal azul. Estas cosas no dejan indiferente al que pasa y lo ve, es un enganche.

A mí me cautivó, lo primero que pensé fue “o este hombre la lleva o es un chanta con todas las letras”. Tenía la duda, pero muchas mujeres esperaban por leerse las cartas con él, de hecho las cinco veces que fui a verlo siempre tenía que esperar.

Así que fui el domingo decidida a esperarlo, después de 45 minutos tocó mi turno. Para mí sorpresa a varias cosas le “achuntó”, o quizás uno se sugestiona y cree que lo que le dicen lo adivinan, pero razonándolo fríamente podría haber sido por deducción o azar.

Pregunte por salud y me dijo de una dolencia a la columna, y  ¡chan!: resulta que sufro de escoliosis y  ese día particularmente salí de la pega con un intenso dolor en la espalda. Primer acierto. Después indagué por el ámbito académico y Rodrigo Galván, como se llama el tarotista, me aseveró que me iría excelente y pasaría los ramos ¡Dios lo escuche!, habrá que esperar para ver si le acierta o no. Aparte  me dijo que era muy insegura de mi misma, que aún no tomaba el gran paso de incursionar en los medios  y, en parte es verdad, ya que aún no me siento preparada para trabajar en labores periodísticas, por inseguridad o temor vaya  a saber, la cosa que atinó de nuevo (aún ni siquiera hago la práctica). Pero estas cosas pueden haber sido deducción, ya que me presente ante él como estudiante de periodismo.

En el amor me saqué  el sombrero con él porque me dijo todo lo que quería escuchar y parte de mi pasado. Deducción o quiromancia, no sé, la cosa es que me explicó las trancas del pasado, y el porqué de mis inseguridades. Pero ¡Qué mujer no ha sufrido por amor!, yo “cacho” que todas tenemos, en parte, ciertas historias parecidas. Rodrigo sí me nombró hechos puntuales: mi relación de 3 años que me dejó una pena intensa. Siempre queda un vacío y algo que marca de cada relación.

En el aspecto general me dio buenos augurios, que tenía el aura naranja y que este año iba atraer cosas positivas y cumplir todas mis metas. Y con tantas cosas buenas que me dijo como no iba a tener ganas de creerle.

Fue una conversación y lectura un poco larga, no  me di ni cuenta y hablamos como una hora. Entre otras cosas personales, Rodrigo Galván, tarotista hace más de 40 años, me contó que yo tenía cierto chakra abierto, (los cuales son centros de energía), que era una persona muy sensible en ciertos temas esotéricos. Ahí no le creí más, porque me dijo que escuchaba voces de repente y que eso era mi poder de leer las mentes, quería reírme en su cara pero me aguante, nunca me ha pasado eso, ojalá pudiera leerlas para saber cuando un hombre me quiere ser infiel y “patear” al desgraciado con anticipación. Siempre me ha llamado la atención este mundo, pero por más que he querido nunca he podido descubrir ningún don en mí,  de hecho nunca he tenido experiencias sensoriales, si me han penado, pero nunca he hablado con espíritus o cosas raras. Este tarotista me ofreció  enseñarme a ver las cartas  del tarot y activarme los supuestos chakras que tengo, una de dos no es nada “hueón” y quiere hacerse el “canchero” con su maestría y que vaya a verlo de nuevo o de verdad tiene el don y quiere transmitirme sus conocimientos. Mmmm da qué pensar, ¿qué creen ustedes?

Me contó  qué su arte lo comenzó a desarrollar a los 4 años,  y que antes vivía en Valparaíso con su familia. Pero  cuando empezó a desarrollar estas divinidades se despojó de todo lo material para venirse a Santiago. Lleva 40 años leyendo el tarot, el oráculo y otras cosas raras. Lleva  7 años en el metro.

Instituyo en algunos tarotistas, otros sólo juegan al azar y al “achunte”. No es malo leerse las cartas de vez en cuando para ayudar a comprender las decisiones que uno debe tomar, pero de ahí a creer todo, no. El destino uno es el que lo va forjando dependiendo de los caminos a tomar. La buena y mala suerte tampoco creo que exista. No creo en casualidades sino en causalidades.

Quedé en volver para que me active las chakras y aprender a leer el tarot, no sé si vaya aún, pero me gustaría saber si fue verdad lo que me dijo o sólo se trató de viejo “verde” que intentó “engrupirme”.

Acerca de elmedioinformativo
Nada de términos medios... somos El Medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: