Al otro lado del espejo

 

Por Karen Vera

¿Ha visto la foto donde un gato se observa al espejo y ve un león? ¡Grande, poderoso! Lo mismo nos sucede a nosotros como sociedad, pero inversée. Contemplamos los problemas y los magnificamos, muchas veces, hasta el borde de lo absurdo. Pensamos que lo que nos tocó vivir es lo más cruel de la historia de la humanidad. ¡Restreguémonos los ojos de una vez! Y entreguemos el peso que merece a las problemáticas que, gracias a quien quiera que sea, se solucionan sólo con un debate profundo y una voluntad real de análisis.

Esta semana los países de occidente decidieron expulsar a los embajadores sirios desde sus naciones, como una manera de solidarizar con este sufriente pueblo que, el reciente fin de semana, padeció  la matanza de 108 personas en la ciudad de Al Haula. Ciudadanos presos de los horrores más perversos que viven el calvario diario de ver morir a los suyos e impotentes ante una carta blanca que permitirá seguir asesinándolos. Donde la ley de la selva también se aplica en el desierto, en parte, gracias a la impunidad que le otorga China y Rusia, incluso por sobre las decisiones de paz acogidas por la Organización de las Naciones Unidas.

Las revueltas y movilizaciones sociales en nuestro país inquietan y hacen perder el sueño a las autoridades. Dolores de cabeza que, en ocasiones, dan la impresión que no se resolverán jamás, sin embargo y a pesar de que se deben buscar prontas soluciones, son situaciones de relativa calma, muy distante, por ejemplo, del descalabro humano que sucede a diario al otro lado del mundo.

Bashar Al Assad, mandatario de ese país y de tendencia musulmana chií, estila por gobernar a través del terror, pero terror verdadero. Allí la democracia, no existe y en cambio, consensuan las armas, el odio y la sangre del compatriota. Aquí no se trata de un par de golpes con lumas, sino que de muertos, cientos de sirios que se enfrentan con feroz disposición a defender sus vidas. “Rebeldes” confinados en medio de sus fronteras belicosas, donde la máxima aspiración es volver a abrazar a  un familiar la siguiente mañana.

La ONU a través de su mediador para supervisar el plan alto al fuego, Kofi Annan, ha intentado intervenir una y otra vez, pero se encuentra con la oposición de China y Rusia. Ambos, mantienen relaciones comerciales con Siria, incluyendo el de armas. ¿Tenemos alguna situación, aunque sea escasamente similar, en Chile?

Mientras y con gracia divina, nos devanamos los sesos pensando en la inmortalidad del cangrejo. Nuestros políticos, ¡congraciados artistas de los montajes desde la época aristotélica!, levantan polémicas, y nosotros, santos inocentes, los oímos y alabamos –aunque juramos por nuestra madre no hacerlo-. Su ímpetu nos vuelca a creer que vivimos en medio de la desgracia y que ellos son los redentores del paraíso.  Finalmente, y dejando atrás las palabrerías y falacias, al situarnos en un contexto real notaremos que el diagnóstico del paciente Chile es seudo-positivo. Al menos gozamos del tiempo para lucubrar y discutir sobre las situaciones sociales o simplemente, escribir una columna de opinión, sin perder la vida por ello. A veces hay que mirar fuera, tantear y asumir con sorpresa que, nuestro país, sin duda con políticas que debe mejorar, es una calentita y acogedora morada.

Acerca de elmedioinformativo
Nada de términos medios... somos El Medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: